CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > NOTICIAS > La inversión gallega en Visteon no acaba de cuajar y liga su futuro a las (...)
La inversión gallega en Visteon no acaba de cuajar y liga su futuro a las ayudas públicas
Viernes 10 de enero de 2014, por CGT DELPHI
0 comentarios   

empleo

La inversión gallega en Visteon no acaba de cuajar y liga su futuro a las ayudas públicas

La Junta estudia con lupa la solicitud de un incentivo a fondo perdido por la creación de nueva empresa, pero tienen que concretar el empleo

10.01.14 - 01:00 - CÁDIZ.

La inversión gallega en Visteon no acaba de cuajar y liga su futuro a las ayudas públicas Los extrabajadores de la antigua factoría de Visteon, en El Puerto, andan con la mosca detrás de la oreja ante la lentitud que se aprecia en el grupo inversor gallego que se hizo con los terrenos de la planta el pasado junio. Este consorcio empresarial, capitaneado en la Bahía por Ramón Hermo, tiene previsto levantar en esa zona un gran centro logístico dedicado al sector de la automoción, sin embargo, aún no han presentado el plan industrial para su desarrollo ni tampoco el programa de formación y empleo. Por el contrario, el grupo inversor recibió a mediados del pasado año una subvención con cargo al ’Plan Reindus’ del Ministerio de Industria que le sirvió para comprar los terrenos, mientras que en septiembre solicitó a la Junta de Andalucía, a través de la Agencia IDEA, un paquete de ayudas a fondo perdido para sacar adelante su proyecto industrial. Este periódico ha podido saber que el citado expediente se encuentra en fase de valoración por parte de los técnicos de la Consejería de Economía, Innovación y Empleo y responde a la solicitud de un incentivo, que puede llegar hasta el 75% de la inversión, por la creación de una nueva empresa. LA VOZ ha intentado sin éxito contactar con Ramón Hermo para que explique la situación en la que se encuentra ele proyecto.

El fiasco del Plan Bahía Competitiva y el fraude cometido en 2011 con algunas ayudas concedidas a empresas de nueva creación han obligado a la Junta a extremar las medidas de controla a la hora de liberar estas partidas de dinero público. Distintas fuentes consultadas consideran que el futuro de la inversión gallega en la Bahía depende casi en exclusiva de la concesión de estas ayudas públicas. De lo contrario, el consorcio empresarial gallego tendrá que hacer frente con sus propios recursos a un mínimo de doce millones de euros, algo que se antoja difícil.

El autobús eléctrico no arranca

La inversión inicial también ha sufrido algunas modificaciones desde que se anunció. La primera intención era abrir un complejo en Visteon para la construcción de autobuses eléctricos. Esta propuesta se matizó más tarde al advertir el grupo empresarial que el objetivo era impulsar en el suelo de Visteon un entorno adecuado para atraer a empresas auxiliares de la automoción con el ánimo de ser proveedoras de la empresa matriz, encargada de construir vehículos eléctricos. A mediados del año pasado se anunció por parte del consorcio gallego la implantación en Visteon de Plasticur, una empresa cuya actividad se centraría en el reciclaje y la transformación de plásticos. Finalmente, la orientación de esta empresa, según las últimas informaciones aportadas, estaría encaminada en la fabricación de piezas en fibra de carbono para el sector aeronáutico y de la automoción. De momento, no hay fecha de apertura.

La cabeza visible de este consorcio empresarial es Ramón Hermo, que representa en la provincia de Cádiz los intereses de unos 22 empresarios de la comarca coruñesa de Barbanza, situada en el norte de la Ría de Arosa, con ganas de expandir sus negocios. Este grupo fijó hace cuatro años el punto de mira en el polígono de Las Salinas, en El Puerto, donde abrió la conservera Maratlantis y puso en marcha una empresa de alta tecnología para fabricar los componentes de autobuses eléctricos. Merkum es el embrión de un proyecto empresarial a gran escala que tiene como objetivo la implantación del sistema eléctrico en vehículos de transporte público. Así, el consorcio empresarial gallego, que abarca varios sectores productivos, desarrolla en una planta de La Coruña la estructura del autobús, mientras que en la factoría de El Puerto se trabaja en el desarrollo de sus baterías. La intención es ampliar el producto y fabricar también ambulancias.

En este contexto surgió la posibilidad de hacerse con los terrenos de la antigua factoría de Visteon. La multinacional, especializada en la fabricación de componentes electrónicos para automóviles, cerró sus puertas definitivamente sus puertas en febrero de 2012 y dejó en la calle a unas 400 personas. Sin embargo, la salida de Visteon de la Bahía no fue tan traumática como el cerrojazo de Delphi, en febrero de 2007. En este caso, la Delegación Provincial de Empleo, entonces en manos del socialista Juan Bouza, veló por la pulcritud del ERE, mientras que el Ayuntamiento de El Puerto logró atar con la multinacional una serie de compromisos para reactivar la planta tras el cierre. De esta forma, Visteon cedió al consistorio el suelo de las instalaciones y abonó casi dos millones en concepto de costes de mantenimiento de la planta durante dos años hasta la llegada de un inversor con interés en los terrenos y en la factoría.

El grupo empresarial gallego, que ya tenía raíces en El Puerto con la presencia de Maratlantis y Merkum, se interesó por Visteon en 2012 y fue el alcalde portuense, Enrique Moresco (PP), quien peleó por la inversión. De hecho, el regidor viajó a Galicia con su concejal de Urbanismo, Diego Muñoz, en vísperas de la celebración en Cádiz a mediados de noviembre de la Cumbre Iberoamericana con el objetivo de atar a toda costa la inversión gallega en la Bahía. Fue entonces cuando salieron a la luz los planes de estos empresarios. La intención del consorcio era aprovechar la factoría de Visteon para crear en ese suelo un polígono dedicado a la automoción, pero especializado en el sector eléctrico. La factoría de Merkum, en Las Salinas, sería la planta tractora que permitiría la implantación de industrias auxiliares para dar servicios al proyecto de construcción de vehículos eléctricos para el transporte público.

Una venta con polémica

El ayuntamiento se puso entonces manos a la obra para elaborar las bases de un concurso público con el ánimo de adjudicar la explotación de los 200.000 m2 que ocupa la parcela de Visteon en el parque Tecnobahía. El concurso se resolvió en la primavera de 2013, pero quedó desierto pese a que el grupo empresarial gallego presentó su oferta. El mismo día en que se abrieron las plicas se supo que la oferta de los gallegos no reunía los requisitos y el propio Ramón Hermo aclaró que el consorcio no compartía las bases impuestas por el Ayuntamiento que regulaban la explotación de los terrenos, ya que el Ayuntamiento cedía el suelo mientras que los empresarios eran partidarios de la compra de una sola porción de la finca.

Un mes más tarde, el Ayuntamiento y los empresarios gallegos retomaron las conversaciones para lograr un acuerdo y en junio de 2013, el consorcio compró por dos millones de euros la planta y 70.000 m2 de terreno con opción de compra sobre el resto. La oposición política mostró su desacuerdo con esta operación, ya que se había puesto una alfombra roja a un grupo inversor sin garantía ninguna. El PSOE denunció que se vendía a precio de saldo un suelo con una tasación de 14 millones.

Sin fecha de apertura

El alcalde introdujo una cláusula en el contrato de venta mediante la cual los empresarios se comprometían a crear en 2014 un total de cien empleos, otros tantos en 2015 y así hasta lograr los 300 puestos de trabajo acordados. De lo contrario, el consistorio sancionará a la empresa con 10.000 euros por cada empleo no creado.

Siete meses después de aquella firma, la inversión se encuentra en el aire y el desencanto y la incertidumbre se ha instalado entre los antiguos trabajadores de Visteon, que ven muy difícil su recolocación en este ambicioso proyecto. No obstante, el Ayuntamiento de El Puerto ha destacado que la inversión gallega sigue adelante y que los empresarios ya han visado su plan de obras para iniciar los trabajos de adaptación de la vieja planta a las nuevas necesidades.

Fuentes sindicales han destacado a LA VOZ que han pedido la convocatoria urgente de la Comisión de Seguimiento de Visteon, en la que se encuentra la Junta y el Ayuntamiento de El Puerto, para comprobar de primera mano en qué estado se encuentra tanto la inversión como el proceso de contratación.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.