CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > NOTICIAS > La factoría fantasma
La factoría fantasma
Martes 7 de abril de 2009, por CGT DELPHI
0 comentarios   

Ninguna empresa quiere ni puede ocupar la antigua planta

F. Rufo / B. R. / Cádiz | Actualizado 07.04.2009 - 10:24

La fábrica cerró en julio 2007 y lleva dos años sin actividad.

En julio de 2007, cuando definitivamente cerró sus puertas la factoría de Delphi, la inmensa mayoría de sus trabajadores tenía la esperanza de volver algún día a la fábrica, aunque fuera bajo otro nombre y propietario. Hoy, casi dos años después, el ramillete de empresas anunciado por la Junta de Andalucía para suplir el vacío laboral en la zona ya ha decidido su ubicación y ninguna es precisamente la antigua planta de Delphi, que va camino de convertirse en la fábrica fantasma de la Bahía.

Aeroblade, la fabricante de palas de aerogeneradores, acordó inicialmente instalarse en los terrenos anexos a la multinacional. Así lo presentó públicamente en marzo de 2008. Poco después, la empresa cambió de parecer argumentando que necesitaba más espacio para su nave de producción y para almacenaje. Y no es que allí no tuviese superficie, sino que requería de un nudo de comunicaciones que le permitiese transportar las enormes palas sin colapsar el tráfico en la Bahía de Cádiz, problema que encontraría en caso de instalarse en el suelo o el entorno de Delphi.

Genesis Solar y Terrasun optaron por el parque TecnoBahía, en El Puerto, donde tiene como vecinos a SK-10 Composites y a Sadiel, que también eligió este emplazamiento desde un principio. Gadir Solar tampoco requirió de la antigua factoría de automoción, aunque decidió implantarse muy cerca, en la antigua sede de Transportes Carrillo, en Puerto Real.

Las dos últimas compañías que han declinado ocupar este espacio han sido Zahav Automóviles y Alestis. La fabricante de todoterrenos tanteó este terreno, e incluso, el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, anunció su llegada "inmediata" en junio de 2008. El acuerdo nunca se cerró y la empresa se ha decantado por La Palmosa, en Alcalá de los Gazules, a unos 50 kilómetros de Delphi.

En cuanto a Alestis Aeroespace, ya apuntó que la altura de dos de las tres naves de Delphi era insuficiente para acoger la producción del avión A350 y ha optado por construir una nueva planta en 45.000 de los 170.000 metros cuadrados de los terrenos anexos que el antiguo IFA compró a la multinacional en 2003 por un generoso importe de 8,4 millones.

¿Qué es lo que ahuyenta o impide la ocupación de Delphi? Los obstáculos son de dos tipos: judicial y técnico. La multinacional está aún inmersa en un concurso de acreedores y hasta que no se salde el último euro de deuda no quedará libre de cargas. El juzgado podría aprobar el alquiler de la planta, pero ¿a quién? Actualmente nadie asumiría entrar ante la incertidumbre legal y sin garantías de plazos; mientras, la Junta no va a costear un arrendamiento improductivo, y esperará al traspaso final de los activos, como se acordó con la multinacional en 2007.

En el mejor de los escenarios, el proceso judicial terminará este año y la planta quedará expedita de maquinaria en verano, pero hay varios problemas técnicos sin resolver: la descontaminación de zonas como la depuradora, la eliminación de los líquidos refrigerantes de maquinaria existentes en gran parte del subsuelo o algo tan fundamental como los suministros de energía, ya que no hay conducciones de electricidad o gas independientes para cada planta, sino un equipamiento común para todo el complejo, lo que impide trocear y vender por separado cada nave. Ante este panorama, parece que las instalaciones de Delphi tardarán años en revivir y volver a acoger algún tipo de actividad industrial.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.