CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > NOTICIAS > Medio mundo se interesa por las entrañas de Delphi
Medio mundo se interesa por las entrañas de Delphi
Viernes 17 de abril de 2009, por CGT DELPHI
0 comentarios   

Clientes de más de 50 países pujarán por la maquinaria de la antigua factoría

Fernando Rufo / Puerto Real | Actualizado 17.04.2009 - 10:50

Clientes de más de 50 países de todo el mundo se repartirán la maquinaria que, durante 25 años, dio de comer a miles de familias de la Bahía de Cádiz.

Ayer fue el primer día de jornada de puertas abiertas en la antigua factoría de Delphi en Puerto Real. Entre sus pasillos, sorprendía comprobar el absoluto silencio tan sólo roto por el ruido de los generadores de luz, en las mismas zonas donde, hasta julio de 2007, miles de personas daban vida a nuevos vehículos.

Allí, responsables de la empresa Troostwijk recibían a clientes interesados en adquirir alguna de esas máquinas. Pero también ex trabajadores de la multinacional, atraídos tan sólo por la curiosidad. Antonio Gutiérrez, portavoz de la empresa holandesa especializada en subastas desde el año 1930, atendió a Diario de Cádiz. Explicó que, en el primer día de visita para clientes y antiguos trabajadores movidos por la curiosidad, cualquiera puede entrar pasando por el registro.

Después, podrán participar en los días de subasta. El primero será el próximo martes día 21, en el hotel Gran Ciudad del Sur, con un primer catálogo. Al día siguiente, nueva subasta con otro catálogo distinto. Para la pequeña maquinaria y material de laboratorio, se realizará una subasta on-line los días 6 y 7 de mayo. En total, se han elaborado casi 2.000 lotes.

No se puede calcular la cantidad de dinero que se recogerá con esta subasta, cantidad económica que irá a manos de la administración concursal que aún rige los destinos de la fábrica para, automáticamente, redirigirla al pago de acreedores.

Para conseguir el máximo posible, Troostwijk ha llegado a todo aquél que está interesado dentro del sector y le ha dado a conocer que estas máquinas "están en perfecto estado y disponible para cualquiera". Como explicó Antonio Gutiérrez, "viene gente de Pakistán, Japón, China, Polonia, EEUU… de todo el mundo. Son clientes con los que previamente hemos contactado. Hemos hecho una campaña de marketing a nivel internacional desde hace meses y se han mantenido negociaciones, se les ha enviado las características de las máquinas y ya estamos en la recta final, donde ellos ven in situ la maquinaria y comprueban lo que les hemos transmitido para después en la subasta poder pujar. Se ha contactado con clientes de unos 60 países diferentes muy interesados, lo que ocurre es que no todos vendrán por el sistema de subasta que hemos implantado".

Y es que, por un lado, la subasta se realiza en web-cast: cada cliente tiene un código y, desde su país, directamente a través del ordenador, participarán en las pujas como si estuviesen físicamente en la sala. Por otro lado, está el método on-line, muy parecido al sistema de e-bay. "Hay bastante interés por la maquinaria y esperamos sacar el máximo precio posible que, como es lógico, dependerá de las pujas y del país desde el que se puje: habrá sitios en el que los precios estén más bajos porque afecte más la crisis y otros en los que no", admite Gutiérrez.

Para conseguir que todo estuviese listo ayer, esta empresa ha permanecido en la factoría casi seis meses, con mucho personal que se ha encargado de limpiar las naves, las máquinas, ordenarlas por familias, hacer la numeración de cada una, los catálogos, fotografías, envío de e-mails, etc. "Nosotros trabajamos a nivel mundial para grandes empresas y para administraciones concursales. Hemos hecho de todo, trabajamos para Nestlé, ahora trabajamos para Ercross, desde una máquina hasta naves completas".

Para aquellos interesados, el portavoz de la empresa encargada de la subasta explicó que "aquí hay máquinas que tienen 20 años de antigüedad, pero que empresas como Delphi mantenían de forma muy estricta y cada 6 meses se renovaban completamente. Todas las máquinas funcionales pueden tener unos 7 u 8 años", admite.

En el caso de Delphi, todos los clientes que han mostrado interés pertenecen al sector metalúrgico y, más concretamente, al de la automoción. La mayoría son internacionales y de grandes empresas, pero también los hay españoles y particulares.

Miguel Reina es uno de ellos. A toda prisa, con total conocimiento del terreno, explicó a este periódico su caso. Trabajó durante 20 años en la planta NDH. Ayer, se dirigía raudo al que fue su lugar de trabajo durante buena parte de ese tiempo. "Ahora siento una congoja enorme. Ayudé a montar la planta de NDH y entrar ahora te deja apretado por dentro. Venimos a ver maquinaria por si no se concreta lo que está previsto y no nos dan trabajo, al menos tener la opción de montar una pequeña empresa en relación con el mecanizado y venimos a ver si hay algo interesante".

La inmensa mayoría de la maquinaria ya tiene pretendientes, todas menos una: el camión de bomberos que durante años apagó fuegos (reales) en la factoría, que permanece sólo en el patio interior de la que fue su casa.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.