CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > DTS > Protesta en las puertas del astillero de Puerto Real contra las horas (...)
Protesta en las puertas del astillero de Puerto Real contra las horas extra
Los parados del metal exigen a la industria auxiliar que fiche más mano de obra y reparta así la carga de trabajo de los petroleros Los desempleados realizan una entrega masiva de curriculums para denunciar un sistema de contratación obsoleto
Martes 28 de marzo de 2017, por CGT DELPHI
0 comentarios   

«Menos horas extraordinarias y más trabajo para todos». Esta ha sido una de las consignas más repetidas esta mañana ante las puertas del astillero de Puerto Real, donde se ha vivido una protesta simbólica a favor del empleo. Un centenar de parados del sector del metal de la Bahía se ha concentrado a primera hora del lunes en los tornos de acceso a la factoría por donde entra el personal de las subcontratas. El origen de la protesta no es otro que reclamar un reparto más equitativo de la carga de trabajo de los cuatro petroleros que se construyen en esta planta de Navantia.

LA VOZ publicó la pasada semana un reportaje en el que se dejaba constancia como grupos de parados montan guardia a diario en los alrededores de la factoría buscando un empleo. Se trata de parados de larga duración, muchos de ellos superan los 45 años, que aguardan al raso la llegada de los jefes de producción o de los encargados de obra para entregarles en mano su curriculum y optar así a un puesto de trabajo. La lista de aspirantes es larga.

La obra de los cuatro petroleros de la serie Suezmax, encargados a Navantia por el armador Ondimar para el grupo vasco Ibaizábal, arrancó oficialmente en abril del año pasado. Desde entonces, la actividad en la planta puertorrealeña no ha cesado con el corte de chapa y el ensamblaje de los primeros bloques de acero. La obra sigue su curso y es a partir de ahora cuando entra en una fase de máxima producción con el montaje de los barcos en el dique. De hecho, la estructura del primero de ellos ya emerge y es perceptible desde el cruce del Río San Pedro. No hay que olvidar que Navantia subcontrata buena parte de las secciones de los barcos y es en este punto, precisamente, donde las empresas auxiliares juegan un papel determinante en el fichaje de la mano de obra.

Protesta en las puertas del astillero de Puerto Real Protesta en las puertas del astillero de Puerto Real La industria auxiliar cuenta con plantilla propia para abordar los encargos, pero necesita de la incorporación de más trabajadores a medida que la construcción de los petroleros va cubriendo etapas. Por ello, los parados del sector del metal acuden a las puertas del astillero en busca de trabajo, pero no es oro todo lo que reluce. La desesperación y la angustia cunden entre quienes aspiran a un contrato por obra y servicios. En la puerta se concentran tuberos, soldadores, caldereros, pintores, electricistas y especialistas en andamiaje en busca de una nueva oportunidad laboral. Las escenas que se viven en el exterior de la factoría entre la seis y las siete de la mañana, hora de entrada y salida de dos turnos de trabajo, parecen sacadas de otra época. Los parados insisten en que conocer a un encargado abre puertas, por ello, la esperanza es lo último que pierden cada mañana.

En la provincia hay casi 49.000 parados de larga duración que han superado la barrera de los 45 años, de los que, al menos, 12.000, tienen una formación básica. La edad se ha convertido en un lastre para quienes aspiran a un puesto de trabajo en sectores donde la formación y la cualificación han ido a más.

La carga de trabajo tanto en Navantia como en la planta de Dragados Offshore, en el polígono de La Cabezuela, es real y ha generado un efecto llamada entre los parados gaditanos. El astillero se encuentra ahora sumido en dos grandes proyectos de construcción. Por un lado, los cuatro petroleros y, por otro, la plataforma para un complejo eólico-marino de Iberdrola en aguas del Reino Unido. Además, Dragados construye una ‘jacket’ para la noruega Satoil y cuatro plataformas eólicas para la danesa Dong Energy. Sin embargo, la oferta de empleo no llega para todos.

La Coordinadora de Parados del Metal ha denunciado que las empresas auxiliares prefieren pagar horas extras a sus empleados antes que invertir en nuevos contratos de personal. Esta situación, según Antonio Muñoz, portavoz de la Coordinadora, es lo que ha provocado el desequilibrio y «el que muchos desempleados monten guardia en la puerta de las factorías a la espera de un contrato laboral”. Muñoz destaca que esta práctica supone un ahorro de costes para la industria auxiliar, “pero un agravio para el mercado laboral de la Bahía». Los desempleados exigen que las subcontratas acaben con las horas extraordinarias y repartan la carga de trabajo entre todos. De esta forma se lograrían jornadas de tres turnos completos sin necesidad de echar horas extras.

La coordinadora denuncia que la plantilla subcontratada echa una media de tres horas diarias, que se pagan a diez euros de media. Según Muñoz, su eliminación permitiría la entrada de numerosos parados que aguardan cola en la puerta del astillero. La Coordinadora reclama que sea Navantia y no la industria auxiliar la que se encargue directamente de las contrataciones.

El contrato de los petroleros prevé unos 3.100 empleos entre directos, indirectos e inducidos, y concluirá a finales de 2018 con la entrega de la última unidad, el ‘Monte Urbasa’.

Ante esta situación de desamparo, más de un centenar de desempleados del metal ha realizado esta mañana una entrega masiva de curriculums en la puerta del astillero. La Coordinadora no descarta emprender nuevas acciones de protesta sino cambian las fórmulas de contratación.

El PP califica de «maldad política» los bulos de Podemos El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, aseguró ayer que el planteamiento sobre los astilleros es «más contratos, más trabajos y más empleo», aseverando que las informaciones sobre supuestos reajustes, en clara referencia a Podemos, son «inventos» que atribuye a una «maldad política» para «manipular la realidad» y «enturbiar la imagen» de una provincia que despega desde el punto de vista económico apoyándose en el sector naval. Al hilo de ello, Sanz aseguró que el Gobierno también está trabajando «en la formación e incluso en la renovación», agregando que ha habido «incorporaciones recientes» en los astilleros. Preguntado sobre la posibilidad de boicot por parte del comité de empresa del astillero de San Fernando a la botadura del BAM el jueves con la asistencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, Sanz ha dicho que no les consta ninguna solicitud de convocatoria de movilización para ese día.

Precios de fábrica ’low cost’

La industria auxiliar naval ha tenido que hacer ingeniería de cálculo para sacar una mínima rentabilidad a la obra de los cuatro petroleros. LA VOZ adelantó en su momento que el precio impuesto por Corea a Navantia era demasiado justo para las condiciones laborales de un país occidental. Las consecuencias se vieron más tarde cuando Navantia sacó a subcontratación las primeras secciones de los barcos y la industria auxiliar no pujó por ellas por su nulo margen de beneficio. El astillero coreano de Daewoo es el que pilota esta operación naval en la que los astilleros públicos españoles participan como meros constructores. Corea se ha encargado de facilitar la patente, los bienes de equipo y el material, mientras que Navantia ha puesto la mano de obra.

La alianza entre Daewoo y Navantia ha sido la única posible para sacar un proyecto clave para los intereses de España y, en especial, para el futuro de Navantia. Gracias a esta alianza estratégica, los astilleros españoles han vuelto a la construcción civil de grandes petroleros y quimiqueros, abandonada en la década de los noventa en favor de la construcción militar. En estos últimos veinte años han sido los asiáticos los que han desarrollado las nuevas patentes y han copado el mercado internacional con precios muy bajos. Navantia trata ahora de ganar terreno con acciones de estas características, pero que, indirectamente, pasan factura al mercado laboral, ya que el precio de los petroleros es ‘low cost’ y ha sido la industria auxiliar la que ha marcado una política de ahorro de costes que influye en la contratación de personal.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.