CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > DTS > De grandes anuncios a grandes fiascos en Cádiz
De grandes anuncios a grandes fiascos en Cádiz
Las nuevas inversiones prevsitas devuelven la esperanza a una de las zonas más castigadas por el paro, pero también de las más sacudidas por proyectos fallidos
Lunes 6 de noviembre de 2017, por CGT DELPHI
0 comentarios   

Las nuevas inversiones anunciadas en los últimos meses para la Bahía han devuelto la esperanza auna zona que ha sido especialmente castigada por el desempleo, sin embargo, la historia laboral de la provincia está plagada de grandes anuncios que han terminado en grandes fiascos. La corrupción ha salpicado a muchos de ellos con presuntos fraudes en las ayudas públicas recibidas. El cierre definitivo de Delphi en junio de 2007 dio paso a una serie de planes orquestados desde el Gobierno central y desde la Junta que tenían como objetivo favorecer la reindustrialización de la Bahía y amortiguar con ello el impacto de ese cierre.

LA VOZ hace un recorrido por una docena de empresas que se anunciaron a bombo y platillo en los últimos diez años y que su implantación en la Bahía se quedó solo en humo. Así, el denominado Plan Bahía Competitiva, que nació para curar las heridas de Delphi, se presentó en febrero de 2010 como el maná de la reactivación económica de Cádiz. De las siete empresas comprometidas y anunciadas, solo una, la aeronáutica Alestis, está con vida. El resto, se esfumó, caso de Gadir Solar, otras ni siquiera se llegaron a implantar, como por ejemplo Aerobblade, que iba a fabricar palas de molinos eólicos en Puerto Real. En este escenario también se anunció la puesta en marcha del polígono de Las Aletas, que ha sido tumbado por dos sentencias del Tribunal Supremo, una en 2009 y otra en 2017.

Los planes de reindustrialización atrajeron a falsos empresarios movidos por las subvenciones Las expectativas generadas ahora por los nuevos inversores que llegan a Cádiz son grandes y hacen olvidar, en cierto modo, la década más frustrante de la economía gaditana. No obstante, de aquella etapa funesta quedaron serias heridas que aún no han cicatrizado y que nos trasladan al pasado. La inversión fallida de Plasticur en los antiguos terrenos de Visteon acaba de terminar en los juzgados. ¿Que habría sido de la Bahía si todo lo anunciado por los políticos se hubiera cumplido?

- El Plan Bahía Competitiva

- Con Ouviña llegó el escándalo

Este plan fue la carta de presentación de la Junta en 2008 para paliar el terremoto laboral que dejó Delphi y que, junto con el ‘plan reindus’ del Ministerio de Industria, trató de captar inversiones para Cádiz a golpe de ayudas públicas. La falta de control provocó que el empresario gallego Alejandro Dávila Ouviña montara un entramado de sociedades tapadera con el único fin de pescar las ayudas presentando para ello una serie de proyectos falsos que jamás vieron la luz. Sociedades como Aquandalucía y Soluciones Tecnológicas fueron algunas de las empresas fantasma que se inventó Ouviña para recibir unos 25 millones de fondos públicos. El caso estalló en 2011. El juzgado número 4 de Cádiz sigue aún con la instrucción de este fraude, que suma más de una docena de imputados.

inRead invented by Teads

- La salvación de Delphi

- Ni Gadir Solar ni celulosa Invesment

Gadir Solar no aguantó y en 2012 certificó su cierre Gadir Solar no aguantó y en 2012 certificó su cierre El plan Bahía Competitiva agonizó en 2012. La última víctima de este fastuoso plan, que nació para recomponer el tejido industrial de la Bahía, fue Gadir Solar, que anunció su cierre ese año después de recibir 28 millones de euros en subvenciones. Presentó un ERE contra sus 196 trabajadores. Gadir Solar y la aeronáutica Alestis fueron los dos emblemas del citado plan y también, donde más dinero público se enterró. La segunda sigue con vida, pero tutelada por Airbus, ya que en 2013 no pudo hacer frente a la producción de sus encargos y fue el gigante aeronáutico el que decidió intervenir para evitar el desastre. En 2008 tiene lugar el despegue de los grandes planes previstos para Cádiz y el anuncio se hace, precisamente, en vísperas electorales. En marzo se celebraron las elecciones autonómicas y generales. El principal gancho que se utilizó para atraer las inversiones fueron los beneficios fiscales y las subvenciones. La Junta anunció ese año la llegada a la Bahía de una docena de empresas, vinculadas en su mayoría con las energías renovables, con expectativas para crear 3.000 empleos a medio plazo. De esta forma, se anunció la llegada de Génesis Solar y Aeroblade. La primera fabricaría placas fotovoltaicas y la segunda, palas eólicas. También aparece Componentes Nanotecnológicos Industriales, especializada en la fabricación de aparatos de calefacción. Al año siguiente, en 2009, el Grupo Aurantia confirma su llegada con Gadir Solar y Celulosa Investment, un proyecto, este último, para producir en Jerez microalgas. Ese mismo año, la Junta impulsa con capital público la creación de Aletsis mediante la fusión de varias empresas aeronáuticas, capitaneadas por el Grupo Alcor. El entonces consejero de Innovación Martín Soler destacó que el Plan Bahía Competitiva había movilizado hasta ese momento más de 1.200 millones de inversión. Sin embargo, meses después empezó la crisis y sus efectos se notaron en las inversiones anunciadas. Empresas que confirmaron su presencia en la Bahía dieron marcha atrás como fue el caso de Aeroblade o Génesis Solar. De esta forma comenzó el declive incluso para las que se quedaron. Gadir Solar certificó su cierre en 2013 y tampoco sacó adelante su otro proyecto de microalgas en Jerez.

- Jerez con Zahav Motor

- Todoterrenos ‘low cost’

La última empresa en postularse en la Bahía con cargo a estos planes fue Zahav Motor, una compañía de capital chino-iraní, que tenía previsto fabricar todoterrenos de bajo coste en Jerez. Esta empresa construyó la planta en 2012 y recibió las ayudas, pero nunca salió un vehículo de su factoría. En marzo de 2016, la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez (PSOE), anunció que el Ayuntamiento había ganado el juicio a Zahav Auto Industry, S.L. al avenirse a la demanda presentada por el Consistorio en relación al suelo que ocupaba. La sentencia ha obligado a la empresa a devolver los terrenos que tenía cedidos en la Ciudad del Transporte.

Entre 2009 y 2012 se produce la mayor algarada de nuevas empresas, de las que hoy solo pervive Alestis
- Cuento chino en Delphi

- Los salarios de BWI

La empresa de capital chino BWI (Beijing West Industries Co. Ltd) puso el ojo a primeros de 2012 en el suelo de la antigua Delphi para abrir una fábrica de amortiguadores, sin embargo, en septiembre de se año dio por concluida su aventura gaditana. Los gestores de la compañía se llevaron más de cuatro meses negociando con al Junta las condiciones para su implantación y su primera exigencia fue pagar por debajo del salario mínimo establecido en el marco laboral español. La empresa renunció al proyecto de Puerto Real argumentando el alto coste que suponía para sus intereses la mano de obra.

- Pinchazo del bus eléctrico

- Fantasía industrial en el puerto

Las ganas de reactivar el suelo de la planta de Visteon tras su cierre en 2011 llevó al entonces alcalde Enrique Moresco a cazar a toda costa una inversión que devolviera la actividad industrial a esos terrenos. El empresario gallego Ramón Hermo fue quien abanderó esta iniciativa. Su intención era aprovechar la vieja factoría para crear en ese suelo un polígono dedicado a la automoción, pero especializado en la electromecánica.

Plasticur La factoría de Merkum, en Las Salinas, sería la planta tractora que permitiría la implantación de industrias auxiliares para dar servicio al proyecto de construcción de vehículos eléctricos para el transporte público. El Ayuntamiento se puso entonces manos a la obra para elaborar las bases de un concurso público con el ánimo de adjudicar la explotación de los 200.000 m2 que ocupa la parcela de Visteon en el parque Tecnobahía. El concurso se resolvió en la primavera de 2013, pero quedó desierto pese a que el grupo empresarial gallego presentó su oferta. No sería hasta junio de ese año cuando se llegó a un acuerdo con condiciones de compraventa para ubicar en la antigua Visteon una planta para el reciclaje de plásticos. Así nació Plasticur, que luego trató de convertirse en fábrica para la elaboración de fibra de carbono. La actividad industrial jamás volvió a los terrenos de Visteon y hoy este proyecto se encuentra en los juzgados para determinar la reversión de los terrenos al Ayuntamiento y la posible devolución de las ayudas públicas recibidas.

Aeroblade, Zahav Motor, Genius Tobacco o Carbures Free Zone son algunos experimentos anunciados y muertos antes de nacer
- Carbures en Zona Franca

- Fallida diversificación

Firma del acuerdo para abrir Carbures en la Zona Franca Firma del acuerdo para abrir Carbures en la Zona Franca La empresa gaditana Carbures, especializada en la construcción de piezas en fibra de carbono, trató en septiembre de 2013 de diversificar su producción para entrar de lleno en el sector de la obra civil. La compañía selló ese año con la Zona Franca de Cádiz el contrato para su implantación en el interior del recinto fiscal con la apertura de la que sería su tercera fábrica en la Bahía.

El entonces delegado del Estado, Jorge Ramos, la presidenta del Consorcio y alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, y el antiguo presidente de Carbures, Carlos Guillén, firmaron el acuerdo para la construcción de la nueva factoría y al creación de medio centenar de empleos. La intención de Carbures era introducir la fibra de carbono en el sector de la construcción. El contrato reflejaba la cesión de suelo por un plazo de 30 años de una parcela de 6.051 m2, donde se ubicaría el edificio Carbures Free Zone. La compañía desistió de esta inversión, cifrada en 8 millones de euros, en mayo de 2015.

Redelsur en Delphi

- La planta de reciclaje hace aguas

Redelsur cerraba en septiembre de 2015 El empresario chiclanero Antonio Moreno anuncia en el verano de 2014 una inversión en una de las naves de la antigua Delphi. Su intención es montar una planta de reciclaje de vertidos industriales aprovechando la infraestructura de la vieja Delphi. Apenas un año duró ese espejismo. En septiembre de 2015 Redelsur cerraba por orden de la Guardia Civil después de que se detectara un vertido tóxico en la red de saneamiento municipal. A esta situación se sumó también la ausencia de permisos administrativos, sobre todo de la Consejería de Medio Ambiente, para ejercer este tipo de actividad.

- Genius Tobacco

- Más humo en Altadis

En enero de 2016, la tabaquera inglesa Genius Tobacco, presentó en Zona Franca una opción para instalarse en las antiguas naves de Altadis. Sus responsables demostraron con sus acciones desde el primer momento que el proyecto no era en absoluto fiable. Su gestor en Londres, Gareth Rowe, jugó al despiste con Zona Franca hasta el último minuto del partido. El método empleado para lograr la concesión del suelo de Altadis era más una caricatura que una inversión seria. El consejero de Genius Tobacco envió un correo electrónico a la Mesa de Contratación de Zona Franca justo cuando quedaban quince minutos para que terminara el plazo legal de presentación de documentos y avales. El ejecutivo despachó en dos líneas de texto, escritas en inglés, su petición para que la Zona Franca le diera más tiempo para reunir el dinero. De hecho, el texto señalaba que sus abogados necesitaban una ampliación del plazo para transferir los fondos. La dirección de Zona Franca desestimó esta oferta, la única presentada, en febrero de 2016 por no presentar dentro de plazo la documentación requerida. Se trataba de una concesión administrativa por 25 años a razón de 1,3 millones de euros anuales en concepto de alquiler. Zona Franca exigió el adelanto de dos anualidades para cerrar cualquier contrato y un aval de 266.000 euros.

- Una clínica en Altadis

- Las dudas de urbanismo

La empresa Gestión Hospitalaria Gaditana anunció el pasado mayo su renuncia a instalar una clínica en los terrenos de la antigua Altadis en la Zona Franca. Antonio López Sifferle, gerente de la empresa formada por el Grupo Médico López Cano y Pedro Caro, de Oculsur, explicó que la decisión vino motivada por haber «redimensionado el proyecto» y ahora buscan nuevas alternativas. Los empresarios anunciaron la inversión en noviembre de 2016 y el objetivo era ocupar el edificio de oficinas de la antigua Altadis. Esta opción obligaba al Ayuntamiento a modificar el uso urbanístico de la parcela para que pudiera compatibilizar tanto el uso industrial como el dotacional y poder albergar un centro sanitario. Esta iniciativa creó serias dudas en el Gobierno local. JAVIER RODRÍGUEZ @JavierLaVoz CÁDIZ

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.