CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > DTS > La factoría de Torrot en Cádiz contará con líneas robotizadas y (...)
La factoría de Torrot en Cádiz contará con líneas robotizadas y automatizadas
La compañía ha recibido miles de currículums para componer su plantilla y se prevé que la formación de los trabajadores se inicie a lo largo del primer trimestre de 2018
Martes 26 de diciembre de 2017, por CGT DELPHI
0 comentarios   

Torrot sigue paso a paso la hoja de ruta para consolidar su implantación en Cádiz. Los responsables que ha desplegado la compañía en la Bahía para pilotar la puesta en marcha de su nueva factoría trabajan en estos momentos en la selección de personal y, sobre todo, en el proceso para industrializar la nueva planta.

Este periódico ha podido saber que la factoría, que se abrirá en primavera en una de las naves de la antigua Altadis, contará con líneas de producción robotizadas y automatizadas, es decir, los ejecutivos de Torrot aplicarán a rajatabla lo que se conoce hoy como ’Industria 4.0’. Este nuevo concepto de gestión industrial implica la adaptación de los procesos productivos a las nuevas tecnologías para ganar en agilidad, calidad y reducir costes. De hecho, el consejero delegado de Carbures, Borja Martínez-Laredo, durante la ponencia que realizó el pasado 19 de diciembre en las jornadas de LAVOZ ’La Mirada Económica’ avanzó que Torrot sería otro referente en Cádiz en la implantación de líneas de producción automatizadas. No hay que olvidar que Carbures participará en el proyecto del Velocípedo de Torrot con la fabricación en sus plantas gaditanas de la estructura en fibra de carbono de esta innovadora motocicleta eléctrica.

La planta será referente en la aplicación de los nuevas tecnologías para reducir costes y agilizar producción La compañía anunció oficialmente el pasado octubre la puesta en marcha de un plan industrial que tiene como objetivo fabricar en la Bahía de Cádiz un nuevo modelo de moto eléctrica. Se trata del denominado Velocípedo, que está llamado a revolucionar el transporte urbano gracias a sus prestaciones y, sobre todo, a su reducido consumo. La dirección de Torrot puso el ojo en las antiguas instalaciones de Altadis, en la Zona Franca, para ubicar la futura planta de producción. El antiguo complejo de tabacalera reúne las condiciones de espacio y logística para albergar en una de sus naves la nueva factoría. Torrot presentó la pasada semana ante la Zona Franca la oferta para su implantación en Altadis. Ahora, la dirección del recinto fiscal evaluará si cumple con los requisitos técnicos.

Formación a la medida

La dirección de la empresa prevé la creación de unos 200 puestos de trabajo en el horizonte de tres años. La inversión, cifrada en unos 16 millones de euros, ha convulsionado el mercado laboral gaditano debido a la importante oferta de trabajo que maneja. Torrot ha recibido en menos de un mes miles de curriculums a través de correo electrónico y está previsto que, al menos, 25 personas reciban los cursos de formación en electromecánica para su incorporación en la plantilla a lo largo del primer trimestre de 2018. De momento, se negocia quién o quiénes se encargarán de impartir esta formación a medida.

Se prevé que la factoría inicie su rodaje en primavera con sus primeros 25 empleados Torrot cuenta ya en Cádiz con un equipo de ejecutivos encargado de la selección de personal, así como del acondicionamiento de la nueva planta.

La cuenta atrás ha comenzado. La compañía presentó el pasado 8 de noviembre en la Feria de Milán el prototipo del Velocípedo que fabricará en Cádiz. El consejero delegado de la empresa, Iván Contreras, fue el encargado de la presentación mundial de este novedoso medio de locomoción que tiene como objetivo conquistar un mercado que, hasta ahora, está dominado por las motos de combustible. Los ingenieros han diseñado una motocicleta de tres ruedas, biplaza y cubierta, muy ligera y resistente a los impactos debido a la fibra de carbono que recubre su estructura externa. Sus ocupantes no necesitan casco, solo cinturón de seguridad. Se puede pilotar con el carné de ciclomotor o con el de conducir.

En un primer momento, Torrot comercializará dos modelos de su Velocípedo. El primero será un biplaza con estructura cubierta. La segunda versión está orientada a las empresas de reparto y a los propios repartidores. Se trata de una versión monoplaza que incorpora un baúl trasero y en el que sí será obligatorio el uso de casco. La homologación de este vehículo eléctrico L3 es equivalente a la de 125c.c. en motores de combustión interna. El Velocípedo se conduce con un manillar de altas prestaciones y el salpicadero lleva una pantalla donde aparecen reflejados todos los indicadores.

Conexión al móvil

El Velocípedo, por tanto, es un nuevo vehículo urbano conectado y de emisiones cero, que responde a una demanda social de movilidad sostenible, y se suma a los nueve modelos de vehículos eléctricos que componen la familia Torrot. Se trata de un vehículo conectado al teléfono móvil del usuario, de tres ruedas, con una potencia equivalente a la de una motocicleta de 125 ’centímetros cúbicos’ y una batería que otorga una autonomía de cien kilómetros.

El consejero delegado de la compañía adelantó a este medio que en el primer trimestre de 2108 debe estar concluida la implantación de la firma en Altadis con el fin de iniciar la producción en primavera y poder así sacar las primeras unidades al mercado en septiembre. La dirección de Torrot prevé que en primavera trabajen en la planta gaditana unas 25 personas. Igualmente, la estructura del Velocípedo es de fibra de carbono y la compañía ha firmado una alianza con la gaditana Carbures para producir estos elementos. La empresa destaca que la venta se realizará solo ‘on line’ a un precio de 6.000 euros más IVA.

La previsión de los empresarios es que durante el primer año de producción se fabriquen 3.000 unidades, el segundo, 5.000, y el tercero, 8.000, de esta forma se alcanzarán las 16.000 unidades en el horizonte de 2021.

No ha sido fácil captar esta inversión para Cádiz. El presidente ejecutivo de Carbures, Rafael Contreras, ha estado detrás de este proyecto que, finalmente, afectará a toda la Bahía. Carbures, empresa gaditana especializada en la fabricación de piezas en fibra de carbono para los sectores aeronáutico y de automoción, tiene mucho que ver con la inversión de Torrot en Cádiz. No hay que olvidar que el grupo de capital riesgo Black Toro, fondo especializado en reflotar empresas en situaciones complicadas, tiene el 49% de Carbures y el 30% de Torrot-Gas Gas. Esta alianza ha favorecido la expansión de Torrot hacia la provincia de Cádiz, donde Carbures cuenta con dos plantas, una en Jerez y otra en El Puerto, encargadas de fabricar estructuras en fibra de carbono.

De hecho, la planta portuense de Carbures, en el polígono industrial Tecnobahía, ya firmó en noviembre de 2016 un contrato con Torrot-Gas Gas para la fabricación de horquillas, airbox y máscara frontal para motos de trial. Este acuerdo se amplió en junio de 2017 para la fabricación de la caja de filtro, también en fibra de carbono, de la moto de trial TXT GP. De esta forma, Carbures ha logrado convertirse en proveedor industrial de Torrot.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.