CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > DTS > Más parados mayores de 45 años que nunca
Más parados mayores de 45 años que nunca
El 47% de los demandantes de empleo en Cádiz supera esta edad
Lunes 15 de enero de 2018, por CGT DELPHI
0 comentarios   

Hay un perfil inquietante en el paro de la provincia. Se trata de quienes tienen más de 45 años y llevan más de doce meses buscando trabajo. Y el problema es que suelen ser los mismos. Es el máximo riesgo de cronificación, el camino directo a la desaparición del mercado laboral. Casi la mitad de todos los parados registrados en la provincia, un 47%, tiene más de 45 años y un porcentaje parecido, un 44%, no ha encontrado trabajo durante todo 2017 pese al aumento de la contratación. Y es que de los 642.617 contratos registrados el pasado año, sólo 156.705, menos de un 32%, fueron a parar a mayores de 45 años, es decir, quince puntos menos que su peso en el montante total del desempleo. De esos más de 156.000 contratos para parados mayores, poco más de 5.000 fueron indefinidos. Es decir, trabajos precarios en el sector servicios sería la deducción. Es el peso de la pirámide poblacional agitada por una década de salvaje crisis.

En 2007 el peso de las personas de esta edad en el total del paro era mucho menor, nueve puntos menos, un 38%. Esta es una de las explicaciones que encuentra el Servicio Estatal Público de Empleo (Sepe) para que la provincia le arroje un alto saldo de movilidad. En su estudio sobre movilidad, en los últimos diez años la provincia ha perdido más de 10.000 personas en su franja de mayores de 45 años en edad laboral. En concreto, se fueron, la mayoría por motivos laborales 19.100, lo que supone una tasa de movilidad de 9,2.

LA DELEGADA DE EMPLEO PIDE AL GOBIERNO MÁS IMPLICACIÓN EN LOS PLANES DE AYUDA

Para Javier Sánchez Rojas, presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz, que atribuye este retrato del paro provincial a la gran destrucción de empleo industrial y de construcción durante esta década, es "una realidad sangrante de la que, desde hace tiempo, nos venimos haciendo eco desde la Confederación. Naturalmente, hay que trabajar en el impulso del empleo juvenil, pero también hay que mirar a un sector de la población que, con menos herramientas, llevan una mayor carga familiar, de cualquier tipo, a sus espaldas y por eso son quienes necesitan una mayor ayuda".

La CEC maneja datos de incremento netos en la creación de empresas. Muchas de ellas están vinculadas a las nuevas tecnologías, lo que deja a una parte de los demandantes de empleo, casi todos los que se encuentran en esta franja de edad, fuera de sectores económicos emergentes. "Las nuevas empresas no sustituyen a las antiguas, están enfocadas de otra manera y los trabajadores que las viejas empresas han dejado por el camino no encuentran acomodo en estos nuevos sectores productivos".

Un ejemplo ilustrativo nos lo ofrecía el más emergente de estos sectores, el de los videojuegos. Se calcula que su facturación en España en 2020 alcanzará los 1.500 millones de euros y hay 450 empresas dedicadas, de un modo u otro, a esto. El 50% de sus empleados tiene menos de 30 años, el 47% tiene entre 30 y 45 y sólo el 3% tiene más de 45. Ocurre igual en casi todos los trabajos que no existían hace una década.

El Servicio Andaluz de Empleo no está siendo el instrumento adecuado para la recolocación de estas personas. La Junta tiene una línea de incentivos a las empresas para la contratación indefinida de mayores de 45 años, pero el resultado lo podíamos ver un poco más arriba: sólo un 3,2% de los contratos en trabajadores en esta franja de edad son indefinidos. Desde la web de la Consejería de Empleo se detallan todos los itinerarios para que los mayores de 45 años puedan encontrar algún camino antes de caer en lo que la delegación de Empleo considera el máximo riesgo, que es la renuncia. Esto lleva al parado a la desesperación. Y también al mercado laboral paralelo, en negro, a la economía sumergida como salida.

La delegada de Empleo, Gema Pérez, asegura que "son muchas las acciones y los recursos puestos en marcha para mejorar las cifras de empleo, como son la Formación Profesional para el Empleo, las unidades de Andalucía Orienta, los Centros Andaluces de Emprendimiento, y un largo etcétera. Los planes de empleo que promueve la Consejería han generado casi 4.800 contratos para personas desempleadas gracias a una financiación de la Junta que ronda los 39 millones. Pero no hemos contado con el respaldo del Gobierno central, que sigue negando un plan especial de empleo a Andalucía, sí concedido a otras comunidades autónomas".

Lo cierto es que el análisis de los datos muestran que las estrategias pueden funcionar, por la inercia de la mejora de la economía o por apoyo institucional, en todos los segmentos menos en el de mayor de 45 años. Hay un dato interesante para entender nuestro mercado laboral. El sector servicios aumenta su paro, de un 50% del paro provincial en 2007, a un 65% en 2017, pero también aumenta el peso de su contratación, de un 62% hasta el 75% de ahora. Esto es, tres de cada cuatro contratos generados en la provincia al mes proceden del sector servicios. Mientras, la construcción baja el peso de su paro, un 5%, y el de su contratación. Es el trasvase de los parados del ladrillo, muchos mayores de 45, a la hostelería, el único destino que encuentran los desempleados en el declive de su vida laboral.

Las mujeres, las más castigadas por la cronificación del paro Dentro del segmento de parados de mayores de 45 años se percibe las mayores dificultades que encuentran las mujeres para hallar un empleo. De hecho, el mapa laboral de la provincia se ha visto visiblemente alterado desde un punto de vista sociológico tras el barrido que ha hecho la crisis al mercado del trabajo. De los 73.000 parados de la provincia con más de 45 años, más de 42.000 son mujeres. Pero siendo este un mal dato que muestra el desequilibrio paritario en el empleo, el dato es aún peor en la franja inmediatamente anterior, ya que siendo menos los parados que hay en la franja entre 25 y 44 años, el número de mujers desempleadas es el mismo, otras 42.000. La provincia se mueve en torno a un 40% del paro masculino frente al 60% paro femenino y se invierte si de lo que hablamos es de contratación (250.000 contratos para mujeres frente a 392.000 para hombres en 2017). Esta situación sólo se inmutó en los años que siguieron al estallido de la crisis, cuando el mercado se ’homogeneizó’ desde el punto de vista del género. Pero esto no fue por creación de empleo para la mujer, sino por todo lo contrario, la salvaje destrucción de empleo masculino en la Construcción. Aún así, entonces llegó a haber 47% de peso de paro masculino sobre el total y 52%, paro femenino.

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.