CGT Delphi Cádiz
[PORTADA] :: Foros :: Inscribirse/Recibir novedades :: Redacción :: Contactar :: Toda la Web :: Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Estás aquí: Portada > DTS > Cádiz tiene el peor saldo de movilidad laboral de España
Cádiz tiene el peor saldo de movilidad laboral de España
El diferencial entre trabajadores que vinieron y los que se fueron fue de 71.000 personas. Los gaditanos firmaron 114.000 contratos fuera de la provincia
Lunes 16 de diciembre de 2019, por CGT DELPHI
0 comentarios   

La provincia tiene de largo el peor saldo de movilidad interprovincial en el terreno laboral de toda España. En el pasado año, según el último dado a conocer por SEPE y analizado en el informe Ramstad sobre este índice económico territorial, ese saldo negativo fue de 71.000 personas. En total se firmaron 114.000 contratos de salida, mientras que de entrada fueron 43.000.

Cuantitativamente es un abismo en comparación con la siguiente provincia, que fue Toledo, con 45.000 contratos en negativo. Pero es que ni siquiera así se puede comparar por dos motivos. Uno es puramente geográfico. La gente de Toledo se va a trabajar en su mayoría a Madrid y en la mayor parte de los casos regresan a Toledo a dormir. El otro, al ser temporal, es un índice estructural, no coyuntural. Cádiz lleva liderando este índice desde el año 2001, lo que supone un auténtico éxodo poblacional.

CÁDIZ LLEVA LIDERANDO ESTE ÍNDICE DESDE EL AÑO 2001, LO QUE SUPONE UN AUTÉNTICO ÉXODO POBLACIONAL

“Desde el año 2001 Cádiz es la provincia española que se mantiene con mayor saldo emisor y que se ha acentuado en 2018. La segunda emisora es Toledo, que aunque ha aumentado de forma moderada su saldo durante el último año, es la provincia que ha protagonizado uno de los cambios más acusados durante la última década ya que en 2007 era nítidamente receptora. Alicante, que es la tercera con el saldo negativo más elevado, ha continuado con la tendencia de los últimos años, incrementando su carácter emisor. Tarragona, unaprovincia tradicionalmente emisora durante el último año ha sido una de las que más ha acentuado este carácter”, analiza el SEPE.

El mayor diferencial en Cádiz, como es normal, se produce en el sector servicios, en el que se realizaron 29.000 contratos para personas de otras provincias, pero en el que 67.000 gaditanos firmaron contratos para marcharse de la provincia. Agricultura tuvo un saldo negativo de 15.000, que se explica por las diferentes campañas a las que acuden los temporeros gaditanos, sobre todo de la Sierra, Construcción tuvo un saldo negativo de 13.000 y en la Industra sólo fue de 3.000, aunque aquí hablamos del sector que menos contratos genera, los más estables y mejor remunerados. El único grupo equilibrado, pero también negativo, es el de dirección de empresas. En 2018 se fueron 222 directivos gaditanos y llegaron 194 a las empresas de la provincia.

Por grupos de población, la principal sangría es la de trabajadores no cualificados, con un diferencial de 24.000 contratos que se fueron al exterior, seguido de los 14.000 de trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores de comercios.

Los lugares de destino de los gaditanos que deciden moverse a otra provincia se analiza en los flujos de dirección. Cádiz aparece en varios de ellos dentro de los conocidos como grandes flujos, es decir, más de 15.000 contratos al año. En Andalucía existen flujos en ambas direcciones entre Sevilla y las provincias de Cádiz, Córdoba y Huelva, además de los de Cádiz y Sevilla hacia Málaga. El otro gran flujo detectado es desde Sevilla, Valencia, Ciudad Real, Málaga, Cádiz y Alicante hacia Madrid. “Durante el último año, los mayores incrementos en valores absolutos se dieron en los desplazamientos hacia Barcelona procedentes de Madrid, Girona y Tarragona; los desplazamientos a Madrid procedentes de Barcelona, Toledo, Baleares y Cádiz; los desplazamientos de A Coruña a Pontevedra y de Murcia a Valencia”, se explica en el informe.

El SEPE analiza los movimientos interprovinciales en Andalucía con algo más de profundidad cuando observa que “en términos de género todos los flujos presentan mayoría masculina, pero los más equilibrados son los que se dirigen a Sevilla desde Jaén, Granada y Málaga y los que se desplazan de Granada hacia Cádiz”.

Por sectores los desplazamientos entre Almería, Jaén y Huelva están protagonizados por extranjeros contratados en actividades agrícolas, principalmente hombres. La industria tiene peso entre los desplazados de Huelva a Cádiz, la construcción entre los desplazados de Cádiz a Málaga y los servicios en los flujos de Granada a Cádiz y de Almería a Sevilla y Málaga. La construcción tiene un importante peso en los flujos entre Ciudad Real y Madrid en ambas direcciones, de Cádiz a Baleares, entre Málaga y Granada y de Murcia y Alicante a Baleares.En cualquier caso, es el sector servicios el que más mueve y lo hace en dirección de salida. Esto quiere decir que los gaditanos se van a trabajar al sector servicios, mientras que los de fuera vienen a Cádiz a trabajar en la industria, es decir, los trabajos más cualificados. La deducción es un antiguo lamento de los analistas del empleo en la provincia: seguimos teniendo un déficit de formación en nuestras propias potencialidades de lops sectores laborales más estables.

También llama la atención un hecho puntual, como es el tránsito en doble dirección de jóvenes de Cádiz a Granada y de Granada a Cádiz, algo muy relacionado con el ámbito universitario y que ha creado un vínculo entre dos provincias relativamente lejanas.

La Junta intenta frenar la sangría de la población activa reforzando sus herramientas La delegación de Empleo de la Junta ha enviado, a petición del Diario, las medidas que está llevando a cabo para evitar la alarmante fuga de población activa de la provincia. Éstas son las herramientas.

Programa de escuelas taller y talleres de empleo. La última convocatoria ha supuesto la realización de 13 proyectos en esta provincia con una inversión total de 3,3 millones de euros y unas 200 personas desempleadas beneficiarias (unas 90 de ellas, jóvenes menores de 25 años). Las escuelas taller y talleres de empleo son programas mixtos de empleo y formación de un año de duración, cuyo objetivo es mejorar las condiciones de empleabilidad de los desempleados: jóvenes menores de 25 años en el caso de las escuelas taller, y mayores de 25 años para los talleres de empleo. En los dos casos, se considera colectivo preferente a los jóvenes desempleados con déficit formativo. Y, en el caso específico de los talleres de empleo, también tienen prioridad las personas desempleadas mayores de 45 años.

Planes de empleo. El Servicio Andaluz de Empleo destina en su conjunto más de 48 millones a la última edición de los planes de empleo de la provincia. La duración de los contratos es una de las diferencias fundamentales de esta edición de los planes respecto a ediciones anteriores, ya que ahora tienen que ser contratos a jornada completa, por un periodo mínimo de seis meses y un máximo de 12 meses, con lo que se incrementan los plazos permitidos anteriormente. Autónomos. Esta orden está recogida en el Programa de Estímulo a la creación y consolidación del Trabajo Autónomo en Andalucía. Los incentivos van a suponer una inversión de 28,6 millones de euros en los próximos tres años y la previsión es que se beneficien de estas ayudas alrededor de 24.000 trabajadores por cuenta propia de Andalucía. Para, la inversión prevista es de 3.899.400 euros, que beneficiarán a 3.270 trabajadores.

Andalucía Emprende (CADES). Los CADE han facilitado la creación de 1.107 nuevas empresas en la provincia durante los 9 primeres meses de este año, 2019, que, a su vez, han generado 1.192 empleos y una inversión en el territorio que ronda los 6,4 millones de euros. La mayoría de promotores -el 61% sobre el total-, son personas menores de 40 años. Andalucía Emprende es una entidad de la Junta que tiene como principal misión fomentar la cultura emprendedora y la actividad empresarial en la región mediante la prestación de un servicio integral de apoyo al emprendimiento.

Bono de empleo joven. Es una media que tiene por objeto facilitar la incorporación al mercado de trabajo de las personas jóvenes andaluzas. Para ello, se concede una ayuda económica a las personas o entidades que, cumpliendo los requisitos establecidos, formalicen un contrato laboral con una persona titular de un Bono de Empleo Joven.

Así es el perfil del emigrante gaditano

De 30 a 45 años Esta es la edad en la que se produce la mayor pérdida de trabajadores en la provincia. En 2018 se fueron 48.000 y llegaron de fuera 18.000. Los menores de 30 años que se fueron también contabilizan una cifra importante:39.871.

Más hombres que mujeres El movimiento migratorio es esencialmente masculino. Durante 2018 77.000 hombres frente a 36.000 mujeres. En sentido contrario la proporción es parecida: llegaron 28.000 hombres y 14.000 mujeres.

Fuga universitaria Durante 2018 hubo 11.660 titulados universitarios empadronados en la provincia que decidieron salir de aquí, mientras que fueron sólo 5.324 los titulados foráneos que se asentaron en Cádiz. Esto supone un diferencial de un 15%, superior aún al de los estudios primarios, que supone mayores volúmenes, ya que fueron más de 44.000 los que se marcharon buscando oportunidades, pero llegaron algo más de 15.000, lo que supone un 12%. Este dato es el que nos habla de uno de los grandes problemas de la provincia, la fuga de talentos.

También se van los extranjeros La provincia de Cádiz no es un tierra de oportunidades y la prueba de ello es que no es un lugar atractivo para quienes vienen de fuera. la tasa de movilidad hacia fuera es altísima, un 29, 9. En números. 8.796 extranjeros se fueron de Cádiz en 2018 y, a cambio, apenas llegaron 3.678. Quizá el peor síntoma de todos

Comentar este artículo
Esqueleto "AulaLibre 3.0" desarrollado por   CGT  para SPIP | Con   FIREFOX  nos veremos mejor ;-)
Creative Commons License Los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons.